LA MARIPOSA

LA MARIPOSA

He vivido una experiencia extraordinaria en plena selva de Perú, donde hice un retiro espiritual por 10 días en una casucha pequeñísima (tambo) con piso de tierra desnivelado, una cama, una hamaca y un pequeño banco que me servía de mesa y silla; sólo la luz del sol y de la luna, un río divino a unos pasos, ruidos nocturnos estremecedores y nada más.

Al 2do. día y de pie en la puerta, me pregunté qué diablos estaba haciendo allí, cuando de pronto y sin permiso, una pequeña e intrusa mariposa se posó en mi pie.   Fue grande la emoción, pero más aún cuando una avispa también se posó a su lado y queriendo tal vez picarme sacudí mi pie y se fue, pero la mariposa ni se inmutó. Así como cuando le pedía la patita a mi loro, así mismo hice con ella; para mi asombro, se posó en mi dedo.  No tanto eso, me acosté en la hamaca con ella en mi mano. No sé cuánto tiempo transcurrió, pero tomé muchísimas fotos. Ella, como Pedro por su casa, recorrió mi cuerpo a través de mi largo vestido blanco, la acercaba a mi rostro, la besaba, le hablaba y preguntaba que quería de mí.  De pronto, voló  y yo tratando de que se quedara más tiempo, pero no, ya parecía que había cumplido su misión…?  Después de esta extraordinaria experiencia con la mariposa amarilla y naranja, tuve una sensación de paz inmensurable, muchos sentimientos salían a flote y se expandían por toda la selva y mi mano comenzó a plasmarlos en poemas y canciones.  Así fue mi experiencia con la mariposa amarilla y naranja.

Tell us about your thoughtsWrite message

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Back to Top
Context Menu is disabled by theme settings.